Si quieres aumentar la velocidad de tu página web, tienes que seguir un código de buenas prácticas en programación.

Aumentar la velocidad de tu sitio web

Si quieres aumentar la velocidad de tu página web, tienes que seguir un código de buenas prácticas en programación.

Es muy fácil que el código mal colocado, o mal optimizado, acaba provocando que nuestra web cargue por encima de los 4 segundos. Todos sabemos que esto tiene repercusiones negativas en nuestro posicionamiento y también a nivel de usuario; poca gente espera a que la página cargue del todo para seguir navegando.

Si quieres aumentar la velocidad de tu sitio web, hay varias cosas que puedes hacer. Una de ellas tiene que ver con el hosting que utilizas. A veces usamos alojamiento web compartido, pero esto puede traer consecuencias negativas. Especialmente cuando tu web requiere de más recursos. La mejor opción suele ser pasarse a un VPS, pero no a cualquier VPS, sino a uno con memoria RAM suficiente para funcionar a una velocidad aceptable.

 

Buenas prácticas para que tu web vaya rápido

Lo primero de todo, comprueba con Google Page Speed la velocidad de tu web. La propia aplicación de Google te indicará lo que tienes que mejorar, tanto para tu versión de web móvil como para tu sitio web para ordenadores de escritorio.

Algunas de las cosas que te puede decir son las siguientes:

  • Optimizar las imágenes: cuanto más pesadas y más tardan en cargar las imágenes, mayor es la ralentización de la carga de la página.
  • Minimizar el JavaScript: el JavaScript debe compactarse para reducir el tiempo de descarga y ejecución de la página.
  • Errores de Leverage Browser Caching: significa que tu servidor no tiene las cabeceras HTTP correctas o no están bien configuradas porque el tiempo de caché es muy corto.
  • Minimizar el HTML: compactar o comprimir el código HTML también ayuda a aumentar la velocidad.
  • Minimizar el CSS: en muchas ocasiones, utilizamos código CSS en las propias páginas de la web, en lugar de tenerlo todo almacenado en un archivo .css y bien comprimido para facilitar su lectura y rapidez.

 

Cuando tu hosting va lento

Más allá de las optimizaciones que hagamos en el sitio web, hay que tener en cuenta que a veces no utilizamos el servidor adecuado. Un hosting compartido puede ser la solución cuando nuestra página necesita pocas prestaciones, no tiene demasiadas visitas al día y tiene una buena estabilidad.

Sin embargo, aún así muchas veces los servidores están sobrecargados, no utilizan discos SSD o por alguna razón no te proporcionan la velocidad que necesitas. Es en tales casos en los que es recomendable cambiarse de plan, apuntarse a un VPS o a un servidor dedicado.

Links relacionados:

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook