El suicidio: La silenciosa plaga del siglo XXI
Breve aproximación a las estadisticas del Suicidio una plaga silenciada

El suicidio: La silenciosa plaga del siglo XXI

 El suicidio es actualmente una grave epidemia de la que muy pocas personas son conscientes, debido que es objeto de silencio en muchas ocasiones. La amplitud del fenómeno es la siguiente: de cada cien mil personas fallecidas 20 mueren por suicidio. El suicidio representa el 3,8 por ciento de tasa de mortalidad masculina y un 1,2 por ciento de femenina. El riesgo de suicidio es la segunda causa de muerte en la gente joven después de los accidentes de carretera. Entre los cuarenta y setenta años la tasa de suicidio parece estabilizarse, volviendo a alcanzar altas cotas en los más ancianos. De cada cien mil personas fallecidas 75 mueren por suicidio a partir de los ochenta años.  

Image

En España la situación es alarmante y las cifras de suicidio han aumentado en los últimos años con la dura crisis económica que nos ha tocado vivir. Veamos los datos del suicidio en nuestro país:Cada día, diez personas de promedio se suicidan, sin embargo no es la principal noticia en los telediarios, debido a que está considerado como un tema tabú por la sociedad. Desde hace ocho años, en España hay más muertes por suicidio que por accidentes en las carreteras, pero es queen los dos últimos años, el número de suicidas dobla al de las muertes por accidentes de circulación.

 Factores de Riesgo de Suicidio

El primer factor de riesgo de suicidio son las enfermedades mentales. El 95 por cientos de personas fallecidas por suicidio sufren algún tipo de trastorno mental, entre ellos la depresión (de un sesenta a un ochenta por ciento). Anualmente en estados unidos fallecen por suicidio de treinta mil a cincuenta mil personas. Los intentos de suicidio son todavía más prevalentes. Por cada hombre que intenta suicidarse hay de tres a cuatro mujeres que lo intentan. Hay personas que piensan que el suicidio es la consecuencia de un fracaso en la vida.

Las noticias de suicidio de personas socialmente relevantes como el político francés Pierre Bérégovoy, elpsicoanalista Bruno Bettelheim, el filósofo Louis Althusser o el pintor Bernard Buffet, entre otras muchas personalidades mundialmente conocidas, hacen que elacto suicida aparezca ante nuestros ojos como algo lejano y ajeno a nuestras vidas. Son multitud los suicidas anónimos, desprovistos la mayoría de veces de una asistencia, que hubieran podido prolongar sus vidas y, algo más importante,permitir que libremente las puedan afrontar. Se ha demostrado que las depresiones recurrentes, tanto unipolares como bipolares, comportan un elevado riesgo de suicidio, especialmente si la persona vive sola. Una de las mejores prevenciones de la muerte por suicidio es la detección precoz de la depresión en la población general.

Bien es cierto que los actos suicidas que no llegan a la muerte han aumentado los países occidentales en los últimos años en especialen población de adolescentes y adultos jóvenes. Las causas son complejas yentre ellas cabe destacar el consumo de sustancias y los factores psicosociales como aislamiento, desarraigo familiar y social, personalidad, entre otras.

sucidio en españa

A nivel epidemiológico la utilización extensa de antidepresivos por la población general no ha conseguido disminuir el riesgo de suicidio en Europa y en Estados Unidos. No obstante, este dato no debe aplicarse de forma escéptica a casos de depresión individuales. Evitar la recurrencia de una depresión, sí que está asociado a un descenso del riesgo de suicidio en una persona afecta de depresión.

Existen muchas ideas erróneas sobre el suicidio. Por ejemplo, hay muchas personas que piensan que el que dice que va a suicidarse no lo suele hacer. Nada más alejado de la realidad, el suicida normalmente va dejando pistas antes de llegar alpunto de quitarse la vida. Es nuestra obligación estar atentos a ese rastro para descubrir esas señales y poder poner en marcha los mecanismos deprevención.

Otra falsa idea muy extendida es que si alguien quiere suicidarse nadie puede evitarlo. Disponemos de importantes factores protectores del suicidio. Sin duda lo más importante es detectar los signos de alarma y cuando miramos retrospectivamente, después de un suicidio, generalmente encontramosesos signos de alarma que en realidad eran gritos de socorro.   

Número de prevención de suicidio 902 50 00 02 http://telefonodelaesperanza.org/

Artículo redactado con la colaboración de Gerardo Castaño de Psicologos en Madrid

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook