¿Por qué cada vez nos movemos peor? La movilidad es más importante de lo que creemos
En nuestra sociedad actual, observamos que los cuerpos de hoy en día desarrollan ciertas tendencias a la rigidez que van afectando poco a poco a nuestra funcionalidad, lo que puede suponer a largo plazo problemas graves de salud que nos impedirán disfruta

Los ejercicios de movilidad articular y estiramientos son esenciales para asegurar la completa preparación y recuperación de los tejidos corporales ante el esfuerzo físico.

No debemos olvidar de que el cuerpo humano está creado para el movimiento, por ello, los engranajes de los que dispone deben estar correctamente trabajados evitando llegar a la oxidación, por ello, debemos cuidar nuestras articulaciones y los músculos que las complementan.

Los problemas de movilidad se presentan en todos los públicos, no solo en las personas sedentarias, sino también en personas activas, ya que este tipo de trabajo suele dejarse de lado.

Durante la práctica de ejercicio físico, debemos comenzar por una fase de calentamiento, cuya finalidad es preparar el organismo para los posteriores ejercicios, aumentando la temperatura corporal y movilizando el conjunto de nuestras articulaciones, de ahí la importancia de incluir ejercicios de movilidad articular ya que, de esta forma, activaremos la estructura muscular lo cual permitirá afrontar la mayor demanda fisiológica que exigirá la sesión de entrenamiento.

Un calentamiento ideal se basa en la correcta elección de los ejercicios, de la duración de los mismos y la intensidad con la que se realizarán. Es una parte fundamental que mejorará nuestra demanda neuromuscular y disminuirá el riesgo de lesión.

Importancia de los ejercicios de movilidad: 10 tendencias a la rigidez

1. Calzado inadecuado

La mayoría de veces llevamos calzado no adecuado, es decir, prima la estética y que nos vaya acorde con nuestra ropa o estilo, sin percatarnos de la importancia que tiene un calzado cómodo, que nos permita caminar de forma natural sin forzar articulaciones, músculos y todas las estructuras que los conforman.

Lo ideal sería que cuando podamos, nos descalcemos (está claro que en la oficina  sabemos que no siempre puede ser), que caminemos descalzos y dejemos que nuestras articulaciones y músculos se muevan de forma natural.

2. La rigidez del tobillo

La limitación de la dorsiflexión en muchas ocasiones se ve particularmente afectada.

A esta articulación en especial le benefician de gran manera los ejercicios de movilidad,  ya que si no la cuidamos le seguirán otros problemas de acortamientos de las estructuras que lo conforman, pudiendo llegar a producir una reacción en cadena que nos limite el funcionamiento de otras articulaciones como rodilla, cadera y todo lo que ello también conlleva.

3. La movilidad de la rodilla

La rodilla la podemos beneficiar y reforzar con trabajos orientados a estabilidad y control motor, el dejar de lado posiebles problemas en la rodilla o bien el exceso de peso, produce posteriores degeneraciones que a su vez harán que sea más rígida y menos movible.

Eso sí, debemos tener especial cuidado en el rango de movilidad de la misma, no forzarla y entrenar adecuadamente para no dañarla.

4. La cadera

Esta gran articulación es la encargada de ofrecer estabilidad y producir fuerza.

Cuando la cadera no se mueve adecuadamente, se verá reflejado en el rendimiento físico y además será la responsable de dolores lumbares, lesiones en esta zona y hasta posibles hernias discales.

Los ejercicios de movilidad son imprescindibles para esta articulación, nos evitará futuros problemas de espalda y nos ayudará a producir fuerza en muchos de los movimientos implicados en nuestros entrenamientos.

5. Región sacro-lumbar

La articulación sacroilíaca, es la que conecta el sacro con la pelvis y les proporciona estabilidad.

Debemos cuidar especialmente su movilidad, ya que si tiene demasiada, puede debilitarse, pero si tiene poca, entoncés crearía una presión excesiva que daría lugar a inflamación o artritis.

Los ejercicios de movilidad destinados a esta articulación deben incluirse en nuestros entrenamientos, de esta forma mantendríamos controlado su nivel de movilidad.

6. La región torácica

Esta zona es fundamental para tener una buena movilidad a nivel postural, controlar que los hombros no se anterioricen, mantener una postura erguida y correcta, así evitaremos dolores y la típica mala postura que vemos tan a menudo, de sacar chepa con los hombros adelantados.

El sedentarismo y las eternas horas que pasamos sentados es uno de los principales motivos de pérdida de movilidad en esta zona, además de que nuestros cuerpos tienden a adaptarse a estas posturas generando una gran rigidez en la columna torácica.

7. Las regiones cervical media e inferior

Tienen tendencia hacia la debilidad, los trabajos con orientación a la estabilidad y control motor son de gran ayuda para esta área.

8. La región cervical superior

El estrés, las tensiones de nuestro día a día, suelen reflejarse en esta zona, es la gran afectada, por ello, con ejercicios de movilidad, se benficiará de una correcta flexibilidad y podremos soportar mejor las tensiones en la misma.

9. La cintura escapular

Está formada por un conjunto de articulaciones y músculos que proporcionan movilidad al tren superior, es imprescindible para movimientos de la vida diaria.

Trabajar la movilidad de esta zona es fundamental, evitará posibles lesiones de hombro y además dará lugar a posturas correctas lo cual será muy beneficioso para todas las estructuras de nuestro cuerpo.

10. Articulación del hombro

Es una articulación muy movible, lo cual da lugar a más posibilidad de lesiones, por ello, es una de las artciulaciones que más debemos cuidar.

Incluir ejercicios de movilidad de hombro en nuestros entrenamientos diarios o incluso en la oficina, para aliviar la tensión en esa zona a causa de las posturas, es fundamental para manterla saludable y evitar lesiones.


¿tu reaccion?

conversaciones de facebook