Los diamantes humanos son diamantes creados por el carbón extraído de los restos cremados, (usualmente las cenizas o cabello) de un ser querido. La creación de diamantes humanos es posible porque el cuerpo humano está hecho 18% de carbón...
Los diamantes humanos pueden ser transmitidos a las generaciones futuras

Actualmente las maneras en las que puedes recordar a un ser querido y honrarlo son abundantes, desde los métodos económicos y prácticos, hasta los excéntricos. Las formas tradicionales que se utilizan en México, a pesar de ser conservadoras, no siempre suelen ser óptimas, generando en ocasiones más desventajas en cuanto a la practicidad y también al medio ambiente, por lo que hoy en día se están utilizando formas más ecológicas y superiores para poder tener presente y honrar a los seres queridos fallecidos, como lo son mediante los diamantes humanos. Los cuales se han vuelto más populares en México últimamente, debido a que ofrecen beneficios en todos los sentidos, no solo para las familias y seres queridos sino también para el medio ambiente.

¿Qué son los Diamantes Humanos?

Los diamantes humanos son diamantes creados por el carbón extraído de los restos cremados, (usualmente las cenizas o cabello) de un ser querido. La creación de diamantes humanos es posible porque el cuerpo humano está hecho 18% de carbón y los diamantes no son más que carbón cristalizado.

Los diamantes naturales crecen en un ambiente de presiones y temperaturas extremas de al menos 1050 grados Celsius (2000 grados Fahrenheit), dentro de los confines de la tierra en su corteza – por miles de millones de años. Los científicos ahora están recreando estás mismas condiciones usando procesos de laboratorio controlados en orden de crear diamantes humanos únicos en un periodo de 3 a 9 meses.

Como son creados los diamantes humanos en un laboratorio

  1. Las cenizas son calentadas en un crisol a una temperatura de más de 2760 grados Celsius (5000 Fahrenheit), hasta que todos los elementos aparte del carbono hayan sido oxidados.
     

  2. El grafito es después puesto en un núcleo junto con la semilla de diamante cristalizada y un catalizador de metal.
     

  3. El núcleo es después puesto en una prensa de diamantes que se establece a una temperatura de 1370 grados Celsius (2500 Fahrenheit) y a 800,000 psi (lb/plg2).

  4. Después de varias semanas en la prensa de diamante, el grafito se formará en un diamante curtido, el cual puede ser cortado en de acuerdo con las especificaciones deseadas. 

¿Los Diamantes Humanos son Diamantes Reales?

Hay un concepto erróneo muy popular en el que se supone que los diamantes deben de venir de la naturaleza y por eso todo lo demás es falso.

La principal diferencia entre los diamantes humanos y los diamantes naturales es el origen. De otra manera, tienen la misma composición química, estructura cristalina, óptica y propiedades físicas. Incluso un joyero talentoso o un gemólogo entrenado no puede distinguir entre un diamante humano y un diamante natural sin la ayuda de un equipo especial.

Algunas compañías de diamantes humanos proveen un certificado de origen y un reporte del proceso analítico con pruebas científicas de que el diamante humano fue creado con las cenizas de su ser querido. Estos registros de producción, información de laboratorio, análisis químicos y factores físicos pueden ser verificados y validados por cualquier control de calidad independiente o institución certificada como el Instituto Gemológico de América (GIA), Instituto Internacional Gemológico (IGI) o el Instituto Gemológico Español (IGE).

¿Por Qué las Personas están Convirtiendo a sus Fallecidos en Diamantes Humanos?

La gente se está volviendo más consciente del medio ambiente. Esto significa que son preocupados y se educan continuamente sobre cómo las cosas que hacen o compran impactan en el medio ambiente. Por ejemplo: los fluidos y vapores de embalsamamiento en los entierros tradicionales contaminan la tierra, el agua, el aire y exponen a los trabajadores funerarios a posibles peligros.

Además de la contaminación que producen los entierros, actualmente se están quedando sin espacio los cementerios, no solo de México, sino del mundo. En 2014, la Ciudad de México tenía 119 cementerios, 71.000 tumbas disponibles y una tasa de mortalidad anual de 30.000 personas. En consecuencia, la ALDF comenzó a alentar la cremación de los fallecidos y, mediante la Ley de Cementerios, se redujo el tiempo medio que un cuerpo puede estar en una tumba antes de la exhumación.

Asimismo, al quedarse sin espacios en los cementerios se aumenta considerablemente el costo por una parcela o porción de un terreno requerido para enterrar a una persona, en México los precios de un sepelio oscilan entre los 20 mil hasta los 100 mil pesos, llegando a ser incluso superiores a estos precios en algunos casos.

El auge de los funerales humanistas: Estos se centran en rendir homenaje a los fallecidos y a la vida que vivieron en oposición a su fe o religión. Este tipo de funeral suele terminar con la creación de un tributo conmemorativo para el difunto, por ejemplo, un diamante humano

Con el paso del tiempo las familias se empiezan a mudar no solo del país, sino también por el mundo. Esto hace que sea muy difícil el poder atender y asistir a los lugares donde están enterrados sus seres queridos, además de que es extremadamente difícil poder trasladar el cuerpo de un cementerio a otro, por lo que se prefiere optar por alternativas más convenientes como el diamante humano.

Los diamantes humanos son un legado único que puede ser transmitido a las generaciones futuras dentro de la familia. Además, varios diamantes pueden ser creados a partir de las cenizas de un difunto, de esa manera, cada miembro de la familia que queda recibe un recuerdo personal del difunto.

Conclusión

Los diamantes humanos son una de las mejores maneras que hay actualmente para poder recordar y honrar a los seres queridos que han fallecido, teniendo ventajas que las maneras tradicionales simplemente no pueden ofrecer. Pudiendo ser el futuro en el cual se puede llevar y pasar de generación en generación.

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook