Las ciudades están en el centro de esta pandemia, como lo han estado durante tantas plagas en la historia.

El virus se originó en una ciudad abarrotada de gente en el centro de China. Se propagó entre las ciudades y ha cobrado la mayor cantidad de vidas en las ciudades. Nueva York se ha convertido en el más triste y lúgubre punto de infección viral del mundo.

Acurrucados en casa, raramente aventurándose en calles inolvidables y vacías, la mayoría de nosotros todavía no sabemos cómo será la vida urbana después. ¿Sobrevivirán los restaurantes y volverán los trabajos? ¿Seguirá la gente viajando en subterráneos atestados de gente? ¿Necesitamos torres de oficinas cuando todo el mundo está en el Zoom? ¿Cambiarán las formas de pago? Ahora que lo pienso, la idea de vivir en una granja parece de repente atractiva.

Las ciudades prosperan gracias a las oportunidades de trabajo y juego, y a la interminable variedad de bienes y servicios disponibles. Si el miedo a la enfermedad se convierte en la nueva normalidad, las ciudades podrían tener un futuro insípido y antiséptico, quizás incluso distópico. Pero si las ciudades del mundo encuentran maneras de adaptarse, como siempre lo han hecho en el pasado, su mayor época puede estar aún por delante.

Las grandes ciudades sobrevivirán al coronavirus. 

Las ciudades han sido los epicentros de las enfermedades infecciosas desde la época de Gilgamesh, y siempre han rebotado, a menudo más fuerte que antes. 

La Peste Negra diezmó ciudades en Europa durante la Edad Media, y en Asia hasta principios del siglo XX. La Gripe Española de 1918 mató hasta 50 millones de personas en todo el mundo, y sin embargo Nueva York, Londres y París se dispararon a su paso. 

De hecho, la historia demuestra que la gente se trasladó a menudo a las ciudades después de las pandemias debido a las mejores oportunidades de trabajo y a los salarios más altos que ofrecían tras el repentino descenso de la población. La crisis puede proporcionar una breve ventana para que nuestras inasequibles ciudades hipergentrificadas se restablezcan y refuercen sus escenas creativas.

Algunos aspectos de nuestras ciudades y áreas metropolitanas se remodelarán, dependiendo de cuánto tiempo dure la actual pandemia. El miedo a la densidad, y a los subterráneos y trenes en particular, más el deseo de un entorno más seguro y privado, puede atraer a algunos hacia los suburbios y las zonas rurales. Las familias con niños y los vulnerables, en particular, pueden cambiar sus apartamentos en la ciudad por una casa con un patio trasero. Pero otras fuerzas empujarán a la gente hacia los grandes centros urbanos. 

Jóvenes ambiciosos continuarán acudiendo a las ciudades en busca de oportunidades personales y profesionales. Los artistas y músicos pueden ser arrastrados por rentas más bajas, gracias a las consecuencias económicas del virus. La crisis puede proporcionar una breve ventana para que nuestras inasequibles ciudades hipergentrificadas se restablezcan y refuercen sus escenas creativas.

Las predicciones de la muerte de las ciudades siempre siguen a shocks como este. Pero la urbanización siempre ha sido una fuerza mayor que las enfermedades infecciosas.

Cambios en los medios de transporte

El camino hacia la recuperación de esta pandemia corre a lo largo de nuestras calles. Podemos traer de vuelta las ciudades sin traer de vuelta el tráfico, la congestión, la contaminación y los 1,3 millones de personas que mueren en accidentes de tráfico cada año. 

Podemos recuperar y reajustar nuestras calles para mover a la gente a pie, en bicicleta o en transporte público, y hacerlo de manera segura, asequible y fácil, sin importar en qué parte de la ciudad vivan. Y tenemos la oportunidad de dar a los residentes de las ciudades de todo el mundo una verdadera independencia en materia de transporte, opciones reales para desplazarse y la libertad de no tener que poseer un automóvil. La pandemia revela hasta qué punto las ciudades dependen de los trabajadores esenciales, y hasta qué punto los trabajadores esenciales dependen del transporte público.

Todo esto está haciendo que las bicicletas y otros nuevos medios de transporte estén conquistando las carreteras. Probablemente es un buen momento para buscar bicicletas de segunda mano

Los amantes de las bicis y el ciclismo están recuperando mucho terreno por lo que quizá te interese este blog de preparación para ciclismo.

La pandemia nos ha mostrado claramente cuánto dependen las ciudades de los trabajadores esenciales, y cuánto dependen los trabajadores esenciales de los trenes y autobuses públicos para llegar a los puestos de trabajo en hospitales, tiendas de comestibles y otros eslabones de la cadena de suministro. Nuestra capacidad para soportar esta pandemia depende de nuevos protocolos de seguridad para mantener seguros a los pasajeros y a los trabajadores del transporte público, y de la inversión en amplias ampliaciones del servicio para que la próxima crisis sea más fácil de gestionar.

Este desafío que enfrentamos no es si las ciudades sobrevivirán tal como las conocemos. La cuestión es si tendremos la imaginación y la visión para transformar las calles y lograr las ciudades más seguras, más accesibles y más resistentes que hemos necesitado todo el tiempo.

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook