La nueva moda: Ropa más sostenible, ecológica y justa.
La ropa elegante y asequible ha sido un éxito entre los compradores. Ahora las empresas están tratando de reducir sus costos sociales y ambientales.

Los principios del siglo XXI ha sido bueno para la industria de la confección. 

Gracias a la caída de los costos, la racionalización de las operaciones y el aumento del gasto de los consumidores, la producción de prendas de vestir se duplicó entre 2000 y 2014, y el número de prendas compradas cada año por el consumidor medio aumentó en un 60 por ciento. 

La moda rápida ha sido un segmento particularmente importante y una fuente de crecimiento envidiable para algunas compañías de ropa. 

Al comprimir los ciclos de producción y crear diseños actualizados, estos negocios han permitido a los compradores no sólo ampliar sus armarios, sino también refrescarlos rápidamente. En casi todas las categorías de prendas de vestir, los consumidores mantienen su ropa la mitad de tiempo que hace 15 años. 

Algunas estimaciones sugieren que los consumidores tratan las prendas de vestir más baratas como casi desechables y las descartan después de sólo siete u ocho usos.

ESTO NO PUEDE SEGUIR ASÍ...

Sin embargo, el hecho es que la innovación en la forma en que se fabrican las prendas no ha seguido el ritmo de la aceleración de la forma en que se diseñan y comercializan. La moda rápida es ahora un negocio grande y sofisticado alimentado por un sistema de producción fragmentado y relativamente de baja tecnología. 

Este sistema tiene efectos ambientales de gran envergadura: la confección de ropa requiere normalmente el uso de mucha agua y productos químicos y la emisión de cantidades significativas de gases de efecto invernadero. 

También siguen apareciendo informes sobre trabajadores de fábricas de ropa mal pagados y expuestos a condiciones de trabajo inseguras, incluso mortales, especialmente cuando manipulan materiales como el algodón y el cuero, que requieren un procesamiento extensivo. 

Sin mejoras en la forma en que se confecciona la ropa, estas cuestiones crecerán proporcionalmente a medida que se produzca más ropa.

Hasta ahora, los aumentos en las ventas sugieren que la mayoría de los compradores pasan por alto o toleran los costos sociales y ambientales de la moda rápida. 

Pero algunas compañías no están esperando una reacción de los consumidores. 

Han comenzado a remediar el impacto, en gran medida oculto, del negocio de la moda rápida. En este artículo, consideramos cómo las empresas del sector de la confección pueden resolver los desafíos en dos segmentos principales de su cadena de valor: las grandes demandas de recursos y las difíciles cuestiones laborales en el proceso de producción, y los excesivos residuos asociados con la eliminación de las prendas de vestir anticuadas o desgastadas.

Aquí podemos encontrar varios ejemplos de nuevas marcas de ropa más sostenibles y éticas como esta tienda de camisetas feministas.


Moda rápida, consecuencias graves

Las ventas de ropa han aumentado drásticamente en los últimos años, gracias a varias tendencias que parece que continuarán. Las empresas han recortado agresivamente los costes y han racionalizado sus cadenas de suministro. 

Esto ha causado que el precio de la ropa caiga en relación con los precios de otros bienes de consumo. La reducción de los plazos de producción también ha permitido a los fabricantes de ropa introducir nuevas líneas con mayor frecuencia. Zara ofrece 24 nuevas colecciones de ropa al año; H&M ofrece de 12 a 16 y las actualiza semanalmente. Entre todas las empresas de confección europeas, el número medio de colecciones de ropa se ha más que duplicado, pasando de dos al año en 2000 a unas cinco en 2011.

Cómo crear una industria de la moda más sostenible

Vemos pasos adicionales que las empresas pueden tomar para eliminar algunos de los riesgos sociales y ambientales que comúnmente forman parte del modelo de moda rápida:

- Desarrollar estándares y prácticas para el diseño de prendas que puedan ser fácilmente reutilizadas o recicladas. La Sustainable Apparel Coalition ha creado un índice para medir el impacto en todo el ciclo de vida de los productos de confección y calzado.

- Invertir en el desarrollo de nuevas fibras que reduzcan los efectos ambientales de la producción y la confección de prendas de vestir. En 2016, la Walmart Foundation otorgó subvenciones de casi 3 millones de dólares a cinco universidades estadounidenses para apoyar la investigación sobre la mejora de la sostenibilidad y la eficiencia de la fabricación textil.

- Anime a los consumidores a que cuiden su ropa de manera que tenga un impacto mínimo. Lavar la ropa con agua caliente o tibia y secarla a alta temperatura o durante más tiempo del necesario consume mucha energía. Los fabricantes de ropa y los minoristas pueden ayudar a orientar a los consumidores hacia prácticas de cuidado de la ropa que tienen un menor impacto ambiental y mantienen las prendas en buena forma durante más tiempo.

- Apoyar el desarrollo de tecnologías de reciclaje mecánico y químico. Las fibras producidas por el reciclaje mecánico, por ejemplo, son más cortas y de menor calidad que las fibras vírgenes y por lo tanto menos útiles para los fabricantes de ropa. El reciclaje químico podría mejorar a medida que la tecnología avance.

- Establecer estándares laborales y ambientales más altos para los proveedores y establecer mecanismos para que las cadenas de suministro sean más transparentes. Por ejemplo, la empresa de software EVRYTHNG y el fabricante de embalajes Avery Dennison han lanzado conjuntamente un esfuerzo para etiquetar las prendas de vestir para que los consumidores puedan rastrear cómo se produjeron los artículos individuales a lo largo de toda la cadena de suministro.

- Proporcionar a los proveedores orientación y recursos para cumplir con los nuevos estándares laborales y ambientales y hacerlos responsables de las deficiencias en el desempeño. Walmart, por ejemplo, se ha comprometido públicamente a que para 2017, el 70 por ciento o más de los productos que obtiene directamente de los proveedores provendrán de fábricas con planes de administración de energía. La empresa ofrece a sus proveedores herramientas de software para ayudarles a encontrar oportunidades de utilizar la energía y otros recursos de forma más eficiente.

Algunas Conclusiones:

La demanda mundial de prendas de vestir parece que va a aumentar significativamente en la próxima década, ya que millones de personas en los países en desarrollo entran en la clase media y gastan más en prendas de vestir. 

Si bien esto representa una gran oportunidad para las empresas de moda, puede ser una oportunidad arriesgada para las empresas que deciden no lidiar con los riesgos sociales y ambientales de los procesos de producción de bajo costo y que consumen muchos recursos.

 Esos riesgos podrían hacerse aún más apremiantes con el tiempo: a medida que la generación milenaria gane poder adquisitivo, sus altas expectativas de que las empresas operen de manera sostenible podrían tener una gran influencia en las tendencias de compra. 

Los métodos de producción más sostenibles pueden costar un poco más, pero también pueden estimular la innovación y proteger a las empresas de las perturbaciones de la cadena de suministro y de los riesgos de reputación, lo que se traduce en una mayor resistencia y rentabilidad.

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook