Los 10 errores financieros que debes evitar
Los 10 errores financieros que debes evitar

Post patrocinado por el newsletter semanal sobre finanzas y Bitcoin:

DINERO MODERNO 

Aquí veremos algunos de los errores financieros más comunes que suelen llevar a la gente corriente a caer constantemente en las mismas trampas del sistema y acabar con grandes dificultades económicas.

Esta entrada ha sido cedida por el newsletter DINERO MODERNO

Con los tiempos que corren: recesión, subida de tipos de interés (dinero más caro), escasez de todo, guerra, caída de las bolsas, y todo tipo de calamidades de las que no tenemos ninguna culpa, ni control… no esta la cosa como para echar más leña al fuego cometiendo nuestras propias cagadas!

Vamos a ver alguno de los errores financieros más comunes que suelen llevar a la gente corriente a terminar con grandes dificultades económicas.

Incluso si ya se enfrenta a dificultades financieras, evitar estos errores podría ser la clave para sobrevivir.

1. Gastos excesivos y frívolos 

 

Las grandes fortunas a menudo se pierden dólar a dólar. Puede que no parezca un gran problema cuando pagas una. nueva suscripción a un canal, eliges ese capuchino doble, cenas fuera o pides esa película de pago, pero cada pequeña cosa suma.

Sólo 35 euros a la semana gastados en salir a cenar fuera de casa (una sola vez) le cuestan 1.820 euros al año, que podrían dedicarse a algún tipo de inversión, acciones o incluso destinarse a un pago extra de la tarjeta de crédito o del coche o a varios pagos adicionales. Si está pasando por dificultades financieras, evitar este error es realmente importante; después de todo, si está a unos pocos euros o dólares de la ejecución hipotecaria o la bancarrota, cada € contará más que nunca.

2. Vivir con dinero prestado 

 

Utilizar las tarjetas de crédito para comprar lo esencial se ha convertido en algo habitual. Pero aunque un número cada vez mayor de consumidores esté dispuesto a pagar tipos de interés de dos dígitos por la gasolina, los comestibles y una serie de otros artículos que se acaban mucho antes de que se pague la factura en su totalidad, no es un consejo financiero inteligente hacerlo. Los tipos de interés de las tarjetas de crédito encarecen mucho el precio de los artículos cargados. En algunos casos, usar el crédito también puede significar que gastes más de lo que ganas.

3. Comprar un coche nuevo 

 

Cada año se venden millones de coches nuevos, aunque pocos compradores pueden permitirse pagarlos en efectivo. Sin embargo, la incapacidad de pagar en efectivo un coche nuevo puede significar también la incapacidad de permitirse el coche. Al fin y al cabo, poder permitirse el pago no es lo mismo que poder permitirse el coche.

Además, al pedir un préstamo para comprar un coche, el consumidor paga intereses por un activo que se deprecia, lo que amplía la diferencia entre el valor del coche y el precio pagado por él. Y lo que es peor, muchas personas cambian sus coches cada dos o tres años y pierden dinero en cada cambio.

Conozco a mucha gente que considero que no van a tener problemas de dinero en lo que les resta de vida y sin embargo nunca se han comprado un coche nuevo y en su lugar han optado por uno de segunda mano.

Warren Buffett (uno de los 10 hombres más ricos del mundo) tiene un solo vehículo. Todas las mañanas toma su viejo Cadillac XTS (que compro por menos de 38.000$) para trasladarse hasta su oficina.

A veces una persona no tiene más remedio que pedir un préstamo para comprar un coche, pero ¿cuántos consumidores necesitan realmente un gran todoterreno? Estos vehículos son caros de comprar, asegurar y repostar. A no ser que arrastre un barco o un remolque, o que necesite un todoterreno para ganarse la vida, puede ser una desventaja comprarlo.

Si necesitas comprar un coche y/o pedir un préstamo para hacerlo, considera la posibilidad de comprar uno que consuma menos gasolina y cueste menos de asegurar y mantener. Los coches son caros, y si compras más coche del que necesitas, puedes estar gastando dinero que podrías haber ahorrado o utilizado para pagar deudas.

4. Gastar demasiado en una casa 

 

Cuando se trata de comprar una casa, más grande no es necesariamente mejor. A menos que tenga una familia numerosa, elegir una casa de 500 metros cuadrados sólo significará impuestos, mantenimiento y servicios públicos más caros.

La experiencia además nos dice que cuanto más grande es una casa más se llena de cosas inútiles que vamos acumulando y cuanto más cosas inútiles, más gastos y preocupaciones.

5. Pagos interminables (el peligro de las suscripciones) 

 

Pregúntese si realmente necesita artículos que le hacen pagar todos los meses, año tras año. Cosas como la televisión a la carta, Netflix, Disney+, los servicios de música o las afiliaciones a gimnasios de alto nivel pueden obligarle a pagar incesantemente pero dejarle sin nada. Cuando el dinero es escaso, o simplemente quieres ahorrar más, crear un estilo de vida más ajustado puede contribuir en gran medida a engordar tus ahorros y a amortiguar las dificultades financieras.

6. Utilizar el capital de la vivienda como una hucha

 

Refinanciar y sacar dinero de su casa significa ceder la propiedad a otra persona. En algunos casos, la refinanciación puede tener sentido si puede bajar el tipo de interés o si puede refinanciar y pagar las deudas con mayor interés.

Sin embargo, la otra alternativa es abrir una línea de crédito con garantía hipotecaria (HELOC). Esto le permite utilizar efectivamente el capital de su casa como si fuera una tarjeta de crédito. Esto podría suponer el pago de intereses innecesarios por el hecho de utilizar la línea de crédito con garantía hipotecaria. *1

7. Vivir de cheque en cheque 

En junio de 2021, la tasa de ahorro personal de los hogares estadounidenses era del 9,4%. Muchos hogares pueden vivir de cheque en cheque, y un problema imprevisto puede convertirse fácilmente en un desastre si no se está preparado.

El resultado acumulado del exceso de gastos coloca a las personas en una posición precaria, en la que necesitan cada centavo que ganan y un cheque de pago perdido sería desastroso. Esta no es la posición en la que quieres encontrarte cuando llegue una recesión económica. Si esto ocurre, tendrá muy pocas opciones.

Muchos planificadores financieros le dirán que guarde los gastos de tres meses en una cuenta a la que pueda acceder rápidamente. La pérdida de empleo o los cambios en la economía podrían agotar tus ahorros y colocarte en un ciclo de deuda que paga la deuda. Un colchón de tres meses podría ser la diferencia entre mantener o perder su casa.

8. No invertir en la jubilación 

 

Si no consigue que su dinero trabaje para ti en los mercados o a través de otras inversiones que produzcan ingresos, es posible que nunca pueda dejar de trabajar. Tener una planificación y hacer aportaciones mensuales a las cuentas de jubilación designadas es esencial para una jubilación cómoda. O mejor todavía, dejar de trabajar cuanto antes y poder decir Fuck You Money!

Comprenda el tiempo que tendrán sus inversiones para crecer y cuánto riesgo puede tolerar.

Consulte a un asesor financiero cualificado para ajustar esto a sus objetivos. Edúquese financieramente lea y aprenda de otros grandes inversores. Si hay algún libro de los que he leído que recomendaría para tratar inversiones a largo plazo y además aprovechar un periodo de crisis como este probablemente sería IMBATIBLE de Tony Robbins. El libro no está enfocado específicamente en la inversión para la jubilación pero el análisis que hace de los ciclos del mercado, como aprovechar momentos como el actual y la importancia de la inteligencia emocional en la toma de decisiones económicas creo que lo hace muy interesante para acumular valor y riqueza y tener un futuro más tranquilo.

9. Pagar las deudas con los ahorros

 

Tal vez piense que si su deuda cuesta un 19% y su cuenta de jubilación gana un 7%, cambiar la jubilación por la deuda significa que se embolsará la diferencia. Pero no es tan sencillo.

Además de perder el poder de la capitalización, es muy difícil devolver esos fondos de la jubilación, y podría verse afectado por fuertes comisiones. Con la mentalidad adecuada, pedir prestado de su cuenta de jubilación puede ser una opción viable, pero incluso a los planificadores más disciplinados les resulta difícil reservar dinero para reconstruir estas cuentas.

Cuando se paga la deuda, la urgencia por devolverla suele desaparecer. Será muy tentador seguir gastando al mismo ritmo, lo que significa que podría volver a endeudarse. Si vas a pagar la deuda con ahorros, tienes que vivir como si todavía tuvieras una deuda que pagar: tu fondo de jubilación.

10. No tener un plan

 

Quizá mi punto favorito y creo que el primero al que deberías prestar atención!

Su futuro financiero depende de lo que ocurra en este momento. Y de las decisiones que tomes sobre todo a medio y largo plazo.

La gente pasa innumerables horas viendo la televisión o desplazándose a través de sus feeds en las redes sociales, pero reservar dos horas a la semana para sus finanzas está fuera de lugar. Necesita saber hacia dónde va. Dedique un tiempo a la planificación de sus finanzas como prioridad.

Ser inversor no significa más que tener un plan y ceñirse a el con el mayor de los respetos. Eso es sin duda lo que ha hecho destacar a los mejores inversores de la historia incluso con tácticas relativamente diferentes.

Conclusión final 

 

Para alejarse de los peligros del gasto excesivo, empiece por controlar los pequeños gastos que se acumulan rápidamente, y luego pase a controlar los grandes gastos. Piénsalo bien antes de añadir nuevas deudas a tu lista de pagos, y ten en cuenta que poder hacer un pago no es lo mismo que poder permitirse la compra. Por último, haz que ahorrar parte de lo que ganas sea una prioridad mensual, además de dedicar tiempo a desarrollar un plan financiero sólido.

*En Binance, el exchange de crypto más grande del mundo - Low fees!
Fresqui es un medio de comunicación online pionero nacido en 2005 y que trata noticias tecnológicas, blockchain, web 3.0, criptomonedas, y la cultura de internet.

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook