Se espera el auge de las criptomonedas, el seguimiento biométrico intrusivo, descentralización y la adopción generalizada de la renta básica universal.

A principios Aunque muchas de estas predicciones se están cumpliendo, cada vez está más claro que los trastornos causados por Covid-19 no han hecho más que empezar.

 La magnitud de cualquier crisis está en función tanto de su fuerza impactante como de la fortaleza -o fragilidad- del sistema que ataca. Mucho antes de esta pandemia, las sociedades desarrolladas se veían afectadas por el aumento de las desigualdades y se enfrentaban a un abismo tecnológico.

He aquí 5 cambios adicionales que deberíamos esperar tras la era de la pandemia. Algunos crearán enormes desafíos, pero muchos abrirán oportunidades para revisar nuestros supuestos fundamentales sobre la economía, los negocios y la política pública para que, una vez ganada la guerra de la salud pública, nos movilicemos eficazmente para aprovechar las normas abandonadas y actualizadas.

1. Los mercados de renta variable seguirán subiendo, ya que el miedo a la inflación impulsa el auge de las materias primas y las criptomonedas como el Bitcoin

Hasta ahora, multitud de paises han aprobado paquetes de ayuda para la pandemia por valor de más de 7,1 billones de dólares. 

No ha financiado estos desembolsos aumentando los impuestos o vendiendo bonos al público, sino imprimiendo nuevo dinero, lo que ha supuesto una expansión sin precedentes de la oferta monetaria global. 

El año pasado se imprimió aproximadamente una cuarta parte de todos los dólares en circulación en EE.UU.; gran parte de este dinero ha ido a parar a los mercados de capitales, haciendo que los activos financieros se disparen hasta alcanzar nuevos máximos históricos. 

Los generosos cheques de estímulo y la demanda reprimida tras meses de bloqueo también han dejado a los consumidores con tasas de ahorro récord, lo que podría impulsar una fiebre de gasto posterior a la pandemia.

Gigantes de la banca como JPMorgan, Guggenheim, el financiero Paul Tudor Jones y la aseguradora MassMutual ya han apostado cientos de millones de dólares por el futuro del bitcoin como cobertura crítica frente a la devaluación del dólar, anunciando públicamente objetivos de precios superiores a 400.000 dólares por bitcoin. 

Tesla acaba de anunciar que ha comprado 1,5b en Bitcoins de su activos de ahorro.

Las empresas seguirán cada vez más su ejemplo, ya que la mayoría de los balances corporativos incluyen un pequeño porcentaje de reservas denominadas en criptomonedas.

2. Todos contra Amazon!

Mientras Amazon construye su imperio, Shopify seguirá reforzando a los rebeldes

La revolución del comercio online ha llegado antes de lo previsto. 

Los comerciantes que antes dependían de dominar el espacio en las estanterías de las tiendas o de la proximidad física a sus clientes tendrán que aprender a vender en línea; en la práctica, esto significa unirse a los abarrotados mercados de venta directa al consumidor o capitular ante Amazon, que controla casi la mitad de todo el comercio electrónico de Estados Unidos (y sigue creciendo). Esto preparará el terreno para una guerra de comercio electrónico que enfrentará a Amazon con todos los demás.

Empresas como Shopify o Woocommerce (en Wordpress) liderarán la coalición anti-Amazon, al continuar ayudando a nivelar el campo de juego del comercio electrónico para los vendedores online más pequeños. 

La principal innovación de la empresa fue aprovechar sus economías de escala para ofrecer herramientas de comercio electrónico sofisticadas y asequibles que rivalizan con las de los mayores operadores. 

Desde entonces, se ha ampliado a la logística y el cumplimiento fuera de línea, con la esperanza de igualar algún día el servicio de atención al cliente, la rapidez de los envíos y la facilidad de las devoluciones de Amazon. Sin embargo, no ayuda a los comerciantes a encontrar y atraer clientes en línea. Para evitar un futuro en el que "Amazon se lo lleve todo", esto tendrá que cambiar.

3. La incipiente guerra digital de hackeos pondrá en juego vidas, no sólo información.

La incipiente guerra de códigos pondrá en juego vidas, no sólo datos

Los hackers que conocemos y tememos -los que roban información de pago, desconectan sitios web o espían a gobiernos enemigos- han operado históricamente sólo en el mundo digital. 

Pero a diferencia de los ordenadores tradicionales, los drones conectados en red, las redes eléctricas y los dispositivos médicos tienen funciones químicas y cinéticas que nos afectan de forma directa y material. 

Al conectar nuestras bombas de insulina, automóviles y reactores nucleares a Internet, proporcionamos a los piratas informáticos miles de millones de puntos de entrada poco seguros a nuestras vidas fuera de línea.

Esto crea dos vulnerabilidades críticas:

En primer lugar, los objetos conectados a la red pueden ser atacados a distancia. Con los dispositivos médicos integrados que cada vez se conectan más, incluso los corazones pueden ser hackeados: En 2016, la FDA confirmó que los dispositivos cardíacos implantables de St. Jude Medical contenían vulnerabilidades que los piratas informáticos podían aprovechar para engañar a los dispositivos para que administraran una estimulación inadecuada o desfibrilaciones mortales. 

En segundo lugar, las tácticas de ataque contra los objetos conectados a la red funcionan a escala, ya que un fallo de seguridad en un objeto conectado a la red existirá generalmente en todos los dispositivos de su marca y modelo. En otras palabras, no deberíamos preocuparnos sólo por el asesinato de un personaje político tras un hackeo exitoso de su marcapasos; más bien deberíamos preocuparnos por las víctimas masivas que se producirían si todos los marcapasos de Estados Unidos fueran hackeados, todos al mismo tiempo.

Ningún país moderno está más conectado a la red, y por lo tanto es más vulnerable, que otro; nuestra acelerada transición a una economía automatizada que da prioridad a lo remoto exacerbará esa vulnerabilidad, ya que los daños de los ciberdelitos repercuten cada vez más en nuestras vidas fuera de internet. 

Las empresas y los legisladores tendrán que aprender a considerar las amenazas cibernéticas al mismo nivel que las catástrofes naturales, las pandemias o los atentados terroristas, y tomar medidas para proteger sus organizaciones en consecuencia.

4. El abuso de las grandes corporaciones y sistemas impulsará una revolución tecnológica descentralizada

La percepción de la extralimitación de los gigantes financieros y tecnológicos impulsará una revolución tecnológica descentralizada

Los esfuerzos de las empresas tecnológicas por moderar el discurso en línea han suscitado controversia durante más de una década. 

Pero a principios de 2021, dos series de intervenciones de mano dura por parte de los gigantes de la tecnología y las finanzas provocaron un nuevo debate que podría transformar la Internet moderna. 

La primera se produjo tras los disturbios en el Capitolio, cuando una ofensiva coordinada de las grandes empresas tecnológicas contra el discurso político extremista provocó furiosas acusaciones de la derecha sobre decisiones de moderación políticamente sesgadas. 

Semanas más tarde, un grupo de inversores minoristas utilizó los foros de Reddit para coordinar un short squeeze de Melvin Capital, lo que le costó al gigante de los fondos de cobertura unos 3.750 millones de dólares y se calcula que varios Edges Funds perdieron alrededor entre 9.000 y 12.000 millones de dolares. Robinhood, TD Ameritrade y otros gigantes del sector reaccionaron impidiendo a los inversores minoristas que abrieran nuevas posiciones en los valores promocionados por Reddit, impidiéndoles participar en la actual escalada del mercado.

Para muchos, ambas sagas ilustran que, en la práctica, un puñado de gigantes corporativos situados en varios puntos de estrangulamiento del ecosistema de Internet se han convertido en árbitros no elegidos y no responsables de lo que ocurre en la red. Esta constatación desencadenará una avalancha de interés e inversión en la descentralización. Al igual que el bitcoin ofrecía soluciones de pago libres del control de los bancos, las redes cifradas distribuidas surgirán como la alternativa sin permisos y protectora de la privacidad al ecosistema centralizado de Internet.

La proliferación de sistemas descentralizados sin permisos tendrá consecuencias dramáticas de segundo orden.

Permitirán las transacciones entre pares sin fronteras que no necesitan depender de intermediarios centralizados, o lo que es lo mismo, un nuevo sistema bancario apollado en las blockchain y criptomonedas (DeFi), y crearán foros de debate abiertos y a prueba de censura que ninguna corporación o autócrata podrá controlar. 

También transformará la mayoría de los modelos de negocio basados en Internet: Sin instituciones centralizadas que actúen como puntos de estrangulamiento en el sistema, la aplicación de los derechos de propiedad intelectual en Internet -y la monetización de los contenidos en línea- se convertirá en un enorme desafío.

La desigualdad de la riqueza y la renta continuará en espiral, lo que hará que la renta básica universal se imponga

En la primavera de 2020 estaba claro que Covid-19 iba a imponer la mayor carga a los menos preparados para soportar su peso. 

Meses después, ha surgido un panorama aún más sombrío, en el que la economía de los ricos parece haberse desvinculado totalmente de la economía de todos los demás (NYT). 

Los fuertes son más fuertes, los grandes son más grandes, y los débiles se han debilitado, han cerrado sus pequeñas empresas o han sido comprados. 

Los bajos tipos de interés y el abundante gasto en estímulos hicieron que los mercados se dispararan el año pasado, enriqueciendo a quienes ya poseían activos financieros. Mientras tanto, Estados Unidos perdió 40 millones de puestos de trabajo en un periodo de 10 semanas, y casi el 40% de los hogares que ganan 40.000 dólares o menos incluyen al menos un miembro que fue despedido o suspendido.

Estas diferencias seguirán aumentando. 

Más de una cuarta parte de los directores generales de las empresas de la lista Fortune 500 predicen que sus plantillas nunca volverán a los niveles anteriores a la pandemia, y el 70% de las empresas con ingresos anuales superiores a 500 millones de dólares esperan que la disrupción tecnológica afecte a más de una cuarta parte de sus trabajadores para 2025. 

Para 2030, Amazon planea automatizar completamente sus operaciones de almacén. 

Los coches y camiones sin conductor borrarán millones de puestos de trabajo en el transporte, mientras que los ejércitos humanos serán sustituidos gradualmente por enjambres de drones autónomos. A medida que el software de deepfake mejore, acabará sustituyendo a los actores y a la producción cinematográfica tradicional. Mientras tanto, los estragos del cambio climático exacerbarán las desigualdades existentes, ya que las personas y las comunidades vulnerables son las más expuestas y las más perjudicadas por la contaminación del aire, las olas de calor, la pérdida de cosechas y la subida de los océanos.

Muchos de los nuevos desempleados entrarán en la economía informal, donde ganarán menos dinero con pocos o ningún beneficio. Otros abandonarán permanentemente la fuerza de trabajo, de modo que, aunque las tasas de desempleo general se reduzcan, las filas de los adultos en edad de trabajar que dependen del Estado aumentarán. 

Las desigualdades que esto creará podrían sembrar nuevas semillas de insurrección; sin embargo, si los líderes empresariales y políticos de los diferentes paises se ponen a la altura del momento, también podrían allanar el camino hacia cambios permanentes en el contrato social. 

La experimentación forzada con las transferencias directas de dinero a los ciudadanos en respuesta a esta pandemia ha ampliado la comprensión de la gente sobre lo que sus gobiernos pueden hacer para apoyarlos. 

A medida que la economía se tambalea por el impacto de la pandemia y se prepara para los trastornos tecnológicos que se avecinan, la renta básica universal (RBU) surgirá como una cuestión política definitoria de la próxima década.

La forma en que los gobiernos deben financiar estos gastos fiscales sigue siendo una cuestión abierta. 

Un buen comienzo sería aumentar la cooperación mundial en el reparto equitativo de los impuestos que gravan a las empresas multinacionales. 

El aumento de los impuestos también es inevitable, aunque no debe producirse a costa de un crecimiento económico sostenido - aunque esté distribuido de forma desigual - si los países han de producir suficientes ingresos imponibles para apoyar el programa. 

Las variantes de una renta básica verdaderamente "universal" podrían ayudar a aligerar la carga fiscal, por ejemplo, dirigiendo la ayuda sólo a los más necesitados o utilizando créditos fiscales por ingresos ganados para incentivar el trabajo. 

Los contornos precisos de estas políticas pueden variar de un país a otro, pero los programas de apoyo a la renta masiva están llegando - y el UBI con cualquier otro nombre seguirá oliendo igual de revolucionario.

@alexdc

*En Binance, el exchange de crypto más grande del mundo - Low fees!

¿tu reaccion?

conversaciones de facebook